Recuperamos este artículo escrito por Juan Serra, Product Manager KAM Industria Metabo S.L.U. en la revista Seguridad Laboral. Sin duda es de obligada lectura para entender y conocer los aspectos clave de la seguridad laboral en el Uso de radiales, una de las máquinas más utilizadas dentro del sector industrial.

Radial, desbarbadora, amoladora angular… Diversos nombres para referirse en todos los casos a un mismo tipo de máquinas conocidas y usadas desde hace muchos años en gran cantidad de segmentos empresariales: metal, construcción, aceros inoxidables, industria naval, automoción…

Como toda herramienta usada desde hace mucho tiempo y que goza de gran popularidad, concurren en ella aspectos muy opuestos que pueden generar graves situaciones para el operario que las emplea.

En este tipo de máquinas usadas siempre con accesorios (discos), tanto de desbaste como de corte, deberían tenerse en cuenta múltiples aspectos en cuanto a la seguridad en su manejo.

En primer lugar; y ya en el momento de su compra, debemos fijarnos en máquinas que posean ya en su origen el certificado de calidad y seguridad que nos da siempre en Europa la norma CE. la cual nos garantiza un mínimo de cuidados en su proceso de fabricación.

También debemos fijarnos en que se atengan a las normativas vigentes: la última de ellas es la que afecta a todos los (0) des- de 100 mm hasta 230 mm, que es la EN 60745-2-3, la cual reemplaza a la antigua 50144-2-3, y que en su ampliación 2011/A11 determina tanto que en caso de bloqueo del disco la protección no puede girar más de 90°, como que las radiales deberán tener obligatoriamente uno de los dos sistemas:

  • O bien el interruptor llamado “de Hombre Muerto” (no es posible el bloqueo del gatillo).
  • O bien “Anti-restart“, que nos dice que si la tensión desaparece, al retornar la misma, deberá rearmarse otra vez la máquina evitando la puesta en marcha involuntaria.

También apunta la Sección 19.101 de dicha normativa la obligatoriedad de uso de protección del accesorio en las radia- les en el caso de discos de desbaste, láminas o de corte. La misma pueda ser abierta o cerrada en la parte inferior según se describe a continuación:

  • En el caso de discos de desbaste o de láminas, la protección puede ser abierta en la parte inferior.
  • No es así en el caso de discos de corte ya que, en este caso, la protección debe ser cerrada, por normativa, tanto en la parte superior como en la inferior.

Otra normativa de obligado cumplimiento es la que afecta a las vibraciones del trabajador en el apartado del eje mano-brazo y que viene determinada por el Real Decreto 1311/2005 y posteriores actualizaciones. Esta misma regulación la vemos en la norma UNE-EN ISO 5349 de afectación europea.
En las vibraciones transmitidas al sistema mano-brazo, -es decir; aquellas que transmiten su energía al cuerpo humano a través del citado eje- , hay que buscar su origen en general en las herramientas portátiles y en particular en el aparta- do que nos ocupa, que es el de las radiales. El método de medida debe de tomarse siempre con referencia a los tres ejes de repercusión al trabajador.

La normativa aplicada a las radiales establece unos parámetros de vibración máximos y mínimos que determinarán los tiempos de uso de la radial dependiendo del accesorio usado en el trabajo.

Los límites de vibración mínimos son de 2,5m/s2, por debajo de los cuales y con el debido control, el trabajador no tendría un límite en cuanto al tiempo de trabajo. El límite máximo de vibraciones es de 5m/s2 , el cual permite un tiempo de trabajo de solo 8 horas en total según la normativa EN 60745.

En el momento de su compra, debemos fijamos en máquinas que posean ya en su origen el certificado de calidad y seguridad

Los fabricantes tienen la obligación de incluir en su ficha técnica de homologación, impresa en las instrucciones de servicio, los parámetros de vibración según el accesorio sea tanto de corte como de desbaste/pulido. Si el nivel de vibraciones supera el límite de Sm/s2, el tiempo de trabajo se verá reducido en el tiempo de uso, de acuerdo al nivel extra de las mismas. Es de responsabilidad del empleador el control de estos parámetros ya que, de no hacer- lo, se expone tanto a una posible baja laboral del trabajador por una enfermedad tipificada en la Seguridad Social y conocida popularmente como “dedos blancos”, debida a la coloración blanquecina de los mismos al no llegar correctamente el riego sanguíneo, como a las correspondientes denuncias por parte de la inspección laboral.

Existe en el mercado un sistema llamado Autobalance por el cual el desequilibrio producido en el disco por su desgaste se ve compensado por el sistema, disminuyendo en alto grado las vibraciones que llegan a la mano del operario, permitiendo un trabajo continuado y dentro de las normativas, ahorrándole al trabajador la molesta sensación de los “dedos dormidos”. Existen otros sistemas de seguridad extra para las radiales, los cuales hasta la fecha no son de obligado cumplimiento, aun- que mejoran en alto grado la comodidad y seguridad en el uso de las radiales.

Embrague de seguridad

Este puede ser mecánico, actúa por deslizamiento – en el caso de un bloqueo no intencionado del disco- y no depende de la conexión de la maquina a la red, por lo que es de un resultado óptimo y probado.
También puede ser electrónico: actúa por desconexión eléctrica al bloquearse el disco provocando un aumento súbito de la intensidad. En este caso depende de la tensión.

Freno de disco

  • Tipo totalmente mecánico: actúa como un freno de disco deteniendo el giro rápidamente en aproximadamente ± 2, 3 segundos. No depende de la conexión a la red.
  • Tipo electrónico: actúa al desconectar la máquina, produciendo un efecto de giro inverso, es decir, provoca un giro en la dirección contraria al giro normal de la máquina y su tiempo de frenado es, en general, un poco superior.

Control de temperatura

Este sistema actúa en las máquinas con sistema electrónico al detectar un aumento anormal de la temperatura en el interior de la máquina, haciendo que la potencia de la máquina disminuya de tal modo que el operario se ve obligado a levantarla del punto de trabajo pero no debiendo nunca parar la misma, ya que ella sigue girando a bajas revoluciones, provocando un flu- jo de aire fresco que hace que en un corto periodo de tiempo la temperatura interior vuelva a su nivel normal y pueda reemprenderse el trabajo.

Otros sistemas

Las empuñaduras laterales con sistema antivibración.

  • El sistema de arranque progresivo, sobre todo en radiales de alta potencia lo que alarga su vida útil.
  • El sistema Quick, con el que se consigue un rápido cambio del disco sin herramientas.
  • El giro del mango trasero en 180°/90° a izquierda/derecha, para un cómodo trabajo.
  • Estos serían algunos de los distintos sistemas de seguridad en radiales los cuales, o bien individualmente o bien agrupados en diversas cantidades, hacen de esta popular herramienta un poco más segura.

Accidentes

Los accidentes más comunes en el apartado de la radiales pueden ser debidos a la ausencia de las normativas de obligado cumplimiento (EN 60745-2-3/2011/AII), las cuales afectan al tipo de protección a usar para cada tipo de trabajo (corte o desbaste), a la elección del tipo de conexión de la maquina (HM. “Hombre Muerto” o bien “Anti-restart”) y al nivel de vibraciones de la misma (es la que nos regula el tiempo permitido de uso).

La normativa aplicada establece unos parámetros de vibración máximos y mínimos que determinarán los tiempos de uso de la radial

La consecuencia más común de la falta de dichas normativas es la rotura o desintegración del accesorio, la cual puede producir en el trabajador desde leves cortes en extremidades u otras partes del cuerpo hasta graves amputaciones. También el exceso de vibraciones conlleva un deterioro de la circulación del conjunto mano/brazo del operario que puede acarrear desde un cansancio extra hasta una baja laboral o accidente.

Además de las normativas de obligado cumplimiento, existen otros sistemas que no están incluidos en la mayoría de radiales, que disminuyen en gran medida el riesgo de accidentes en este tipo de máquinas. Así, los siguientes modelos reúnen más exigencias de las marcadas en las mencionadas normativas:

  • Embrague de seguridad (mecánico) el cual no depende de la conexión a la red como el electrónico. Actúa ante un bloqueo inesperado del disco no permitiendo la rotura del mismo y evitando el corte accidental en alguna parte del cuerpo del trabajador.
  • Freno mecánico. Actúa al desconectar la máquina parando el giro del accesorio en un tiempo récord de 2 segundos, en el caso de los discos de corte. Existe también el freno electrónico que actúa invirtiendo el sentido de giro de la máquina, no siendo tan efectivo como el mecánico, tanto en rapidez como en la vida útil del motor.
  • Autobalance. Este sistema equilibra el desgaste o descompensación del accesorio rebajando sensiblemente las vibraciones que se transmiten al operario, permitiéndole un
    trabajo más seguro y efectivo.

Estos sistemas, que no están aplicados en la mayoría de modelos y/o marcas, contribuyen en gran manera a la reducción de los accidentes que afectan comúnmente a todas las radiales.