Dakar Legends 2018 #504 – Etapa 3

Lunes 8 de enero

Etapa 3 Pisco- San Juan de Marcona

Todavía con la resaca de dunas de ayer largamos esta tercera especial desde el mismo campamento de Pisco, y lo hacemos a las 10:05 en tercera posición por detrás del kamaz 500 capitaneado por Nikolaiev y el iveco 501 de Villagra.

La etapa es curiosa porque hacemos 80km y regresamos al campamento, lo cruzamos por medio en neutralización de 20 minutos, y luego volvemos a arrancar en el mismo lugar donde partimos ayer.

Arrancamos a buen ritmo, adelantando los coches rezagados y hacia el Km 55 Loprais me dice que tenemos un problema eléctrico y que apague todo lo que consuma y no sea necesario así que, desconecto el terratrip de reserva, apagamos las luces y desconectamos las pantallas de las cámaras traseras.

Seguimos sin más preocupaciones, por mi parte por lo menos, y al poco vuelve a preguntar :

– ¿ cuanto falta? ¿Qué tiempo de neutralización tenemos ?

– ¿Podemos reparar en la neutralización?

Demasiadas preguntas para tan pobres respuestas, algo va mal, porque además no paran de hablar en checo y solo intuyo que es grave pero no logro alcanzar a entender de que va la película.

Por fin llegamos al campamento, en tramo neutralizado, es decir, tenemos 20 minutos para recorrer los 8 km que nos separan de la salida del segundo tramo especial.

Llegamos al campamento, ya sin apenas dirección, porque las baterías se están agotando. Hemos perdido no sólo la correa, sino el alternador entero. Intentan repararlo, pero después de una hora de trabajo en valde, deciden montar más baterías extra, en paralelo, para alimentar el camión hasta el siguiente campamento en San Juan de Marcona.

Así que de nuevo casco y hans y gas al ferru que aun nos quedan 220 km de desierto y dunas.

Reanudamos la marcha a fondo, adelantando de nuevo la chatarra que se arrastra en la cola de la caravana.

Este año, para putear un poco más a los sufridos navegantes, la distancia total recorrida no sólo no se recala automáticamente en el gps, como hasta el año pasado, sino que han inventado un nuevo way point de control, el WPC, que has de validarlo en un radio de 300mts, pero que jamás se abre en el GPS, o sea que te obliga a navegar con una precisión exquisita para no omitir ningún wp y penalizar consecuentemente.

Hemos llegado a una zona muy amplia, abierta, con infinidad de pistas paralelas y navegábamos a rumbo.

Circulábamos un poco demasiado a la derecha, y a la distancia que debería de haber saltado el wp este no lo ha hecho.

Esfínter apretado!! A la derecha Alex, más a la derecha y hacia atrás, no hemos validado el wp.

Así que, obediente, gira a la derecha y retrocedemos unos cientos de metros, hasta que de repente, beep, lo tenemos, media vuelta i gas.

Relajación de esfínter, disculpas por el despiste y gas.

Avanzamos a buen ritmo, rumbo sur este, y en el siguiente cordón de dunas, de los chungos de verdad, atrapamos al Iveco de Ton Van genuten, de Derroy, que algún problema habrá tenido, lo adelantamos en las dunas, como saltamontes en celo, y a fondo hacia la meta.

Se suceden los valles de arena, rapidísimos, a corte de limitador, ergo 140km/h, con cordones de dunas entre valle y valle.

Uno de los valles nos ha llevado hasta la mismísima playa del océano pacífico, precioso, aunque he tenido pocos segundos para deleitar el espíritu los paisajes están siendo formidables, sublimes diaria yo.

Los últimos 50km han vuelto a ser íntegros de dunas, donde una vez más, la pericia del de la república checa ha cumplido las expectativas y hemos conseguido el mejor parcial de la categoría.

Tras el molesto incidente de hoy, la victoria se aleja un poco, pero las opciones de podio siguen ahí, como los miles de kilómetros que todavía tendremos que superar para alcanzar la cuidad de Córdoba .

Así que….

Gas i xampany!!!

@ferran.marco #dakar2018